lunes, 19 de enero de 2009

Recital de saxofón y piano

El domingo fuimos a un recital de saxofón y piano. Yo toco el saxofón, bastante mal. Casi sólo toco música clásica. Conozco bastante bien el repertorio. No hay muchos conciertos de música clásica para saxofón. Los pocos que hay intento no perdérmelos.

El recital era en el Wigmore Hall. El Wigmore Hall es el templo de la música de cámara en Londres. Hay conciertos casi todos los días, algunos días dos o tres. Es una sala íntima y sencilla. La usan desde músicos de primera línea hasta principiantes. Es uno de mis sitios favoritos en Londres.

El saxofonista era Theodore Kerkezos y la pianista Mei Yi Foo. Kerkezos ha grabado varios discos para saxofón y orquesta con Naxos. El programa era muy atractivo. En la primera parte había tres piezas serias de entre las más importantes del repertorio clásico para saxofón y piano: la Legende de Schmitt, la sonata de Creston y el Lamento et Rondo de Sancan. En la segunda parte había cuatro piezas más pintorescas y efectistas: La Fantasie sour un thème original de Demersseman, Scaramouche de Milhaud, la reducción para saxofón y piano del Concertino cretense de Theodorakis y las Czardas de Iturralde (segunda versión). En cada parte además la pianista tocó una pieza para piano solo, una de Clara Schumann y otra de Ravel.

No cabe duda de que Kerkezos es un saxofonista excelente. Al principio, con Schmitt, el sonido parecía un poco hueco, y el vibrato poco acertado, como si le faltara confianza, pero luego con Creston y Sancan estuvo mucho más convincente. En la segunda parte dio una exhibición de técnica, aunque a las Czardas les faltaba musicalidad, y la Brazileira de Scaramuche iba un poco lenta para mi gusto.

La pianista era impresionante, no solo en las piezas en solitario, sino también como acompañante, tocando con una precisión y una confianza estremecedoras. A veces, sobre todo al principio, no estaba claro quién era el acompañante y quién el solista.

Hicieron un bis con la Pièce en forme de habanera de Ravel. A mi mujer se le ocurrió que a lo mejor la podía tocar con mi hija. Una idea excelente. Me voy a comprar la partitura a ver si es posible.

No recuerdo haber ido a otro concierto en el que conociera las obras tan bien. No cabe duda de que oír música así es una experiencia distinta. Lo pasé en grande.

1 comentario:

alberto dijo...

hola! yo soy saxofonista y toco desde lo mas clásico hasta jazz y blues. Me voy este verano a londres, y desearia que me dijeras si podria ir a ver a alguien alli o actuar o algo parecido!, he tocado la mitad de las obras que ha tocado el hombre de tu última entrada, grandes piezas. bueno te dejo mi correo albertomorata@gmail.com un saludo muy grande!!